Un parroquia, siglos de historia
Situada en el centro del casco antiguo, en una plaza recientemente remodelada. La Iglesia, de estilo castellano, tipo basilical con tres naves, oscila entre el 1600 y 1700. Posee un rico artesonado, estilo mudéjar y tres capillas laterales: la de la Purísima, Baptisterio y el Santo Cristo de los Remedios, talla del escultor Foret en sustitución del anterior, de estilo barroco, desaparecido en tiempo de guerra. Además, destaca el Retablo del altar mayor, de estilo neoclásico, que sustituye al anterior -de estilo renacentista y de un gran valor artístico.

Su construcción se remonta al siglo XV y principios del siglo XVI. Fue bendecida el 27 de noviembre de 1508 por el obispo de Arcadia, Fray Juan de Bustamante.

Durante el siglo XVI continuaron las obras de ampliación, dando lugar al templo actual. Entre 1699-1700 se construyó la Capilla del Santísimo Cristo de los Remedios, como respuesta a la gran devoción alcanzada por el Cristo de los Remedios y en 1955 se realizó la actual torre de estilo neo-mudéjar situada a los pies de las naves.
Su construcción se remonta al siglo XV
La fábrica es de mampostería en cajas con hileras de ladrillo, excepto la torre. De carácter mudéjar en su origen, si bien en su interior prevalece el barroco por las obras realizadas posteriormente.

La iglesia tiene dos accesos, uno de ellos situado en la fachada, bajo la torre; y el segundo en el lado de la epístola.

La torre situada a los pies de la nave central es obra reciente neomudéjar, abriéndose el pórtico de arcos de herradura en su cuerpo inferior y en campanario en la parte superior. Junto a la cabecera y por el lado de la epístola se encuentra la capilla del Santísimo Cristo de los Remedios, de estilo barroco, construida a finales del siglo XVII.

La capilla de la Inmaculada forma, junto con la sacristía, parte de la antigua ermita de San Sebastián, del siglo XIV. El coro es de madera con balaustre. El sotocoro se cierra con un espacio dedicado a capilla bautismal presidido por una imagen de la Virgen de la Merced del siglo XVIII. En la sacristía se guarda un busto de la Dolorosa del siglo XVIII y un magnífico Cristo de marfil del XVII. La pila del agua bendita es del siglo XVI.